domingo, 27 de octubre de 2013

Blak Sabbath se adueñó de las tinieblas de histórica noche - La Crónica de Hoy

El 26 de octubre del 2013 pasó a la historia como el día en que por primera vez la banda Black Sabbath ofreció en México un concierto con su alineación original. El acontecimiento se llevó a cabo en el Foro Sol, al que asistieron miles de fanáticos que llenaron el lugar, quienes a la vez fueron testigos de la presentación de 13, el nuevo material discográfico de los metaleros.

Los encargados de abrir la siniestra celebración fueron los integrantes de Megadeth, quienes son liderados por Dave Mustain, ex integrante de Metallica, acudió vestido con una chamarra blanca que contrastaba con la ocasión.

Detrás de los músicos, una pantalla proyectaba símbolos masónicos, mientras Megadeth encendía los motores con temas en los que el reef de la guitarra parecía ordenar gritos a la infinidad de sombras a las que se enfrentaba.

Por momentos, la larga cabellera de Mustain impedía ver los movimientos de sus labios de los que emergía la diabólica voz con la que interpreto el himno Megadeth que le da el nombre a la banda.

Antes de despedirse, Mustain pidió un aplauso para los estelares, se colocó una bandera de México en el cuello y prometió volver pronto: "Me han hecho pasar un gran momento, nosotros somos Mergadeth, buenas noches, nos vemos pronto". El público respondió con una ovación de pie.

El histórico espectáculo de Black Sabbath no pudo iniciar de mejor manera. De la oscuridad se oía la ronca voz de Ozzie Osbourne, a ella le siguió el sonido de ambulancias y luego el requinto de War pig en la guitarra de Tommy Lommi que pusieron los puños de los seguidores en todo lo alto.

Paseándose de un lugar a otro, el vocalista saludó a los asistentes vestido totalmente de negro con una gabardina que lo cubría del cuello a los talones.

Frente a los músicos, las luces de los celulares de los miles de asistentes figuraban un enjambre de luciérnagas que acompañó el solo de guitarra del tema "Into de voice", extraído de su álbum Master of Reality, lazado en 1971.

"Es emocionante estar esta noche en México, muchas gracias por estar aquí con nosotros, los quiero gente", dijo Ozzi Osbourne para interpretar la fusión de "Uner the sun/every day come and gone".

Después, el vocalista agito las manos como un murciélago, para alentar a la gente a cantar con él "Snowblind", que forma parte de su disco Black Sabbat. Volumen 4.

Los aplausos resonaban ante cada acción del cantante, quien constantemente hacía ademanes durante la locuras solitarias de su guitarrista.

Figurando un abrazo masivo, tocándose los hombros con las manos cruzadas, agradeció la euforia y dedico "Age for reason", de su nuevo álbum. Sujetando el micrófono al mismo tiempo imágenes tétricas aparecían en la pantalla.

Posteriormente, la oscuridad se apropio del Foro Sol y Ozzie, se adueño de las tinieblas, cuando interpreto la épica canción que le da nombre a la banda: Black Sabbath. "Dubstep" el tema, los seguidores enloquecieron y comenzaron a irritar sus gargantas desde que se escucharon las campañas en el inicio del tema.

Como un acto fúnebre, la melodía invito a los viejos fanáticos a un viaje al pasado cuando los músicos derrochaban energía. Los saltos del público, hicieron que el Foro temblara literalmente.

A ese tema le siguieron otros como "Behind the Wall of Sleep", que se escuchó e un inicio como un canto a la muerte y termino en esquizofrenia.

Precedido de la armonía que parecía invitar basically, la melodía se transformo en introductoria de "NIB", en la que la risa macabra de Ozzie provocó el alarido de la multitud.

La velada continuo con "End of beggining", que forma parte de su nueva producción 13, a ella le siguieron "Fairies, Wear Boots" y la espectacular "rat salad", en la que el solo de batería Tommy Lummi, se llevo la ovación.

Ozzie hizo gritar de locura a sus fanáticos con uno de sus temas más representativos al interpretar "Iron Man", al que le siguió "God its dead?".

En la recta final del concierto, los miles de asistentes hicieron eco a "The Dirty Woman" y otros temas clásicos como la infaltable  "Chidren of the Grave", con la que des despidieron momentáneamente.

Tras el encoré, el clímax del concierto llego con la interpretación del himno de la agrupación "Paranoid", en la que no pararon de saltar los asistentes quienes despidieron a sus ídolos en un lluvia de aplausos que cerró una noche histórica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario