martes, 22 de octubre de 2013

Calderón exige investigación; protesta por el espionaje de EU a su ... - Excélsior

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de octubre.- El ex presidente Felipe Calderón expresó su "enérgica protesta" contra el gobierno de Estados Unidos por haber sido espiado durante su administración, como reveló el pasado domingo el semanario alemán Der Spiegel.

"Más que personal, es un agravio a las instituciones del país, dado que se realizaron cuando ejercía el cargo de Presidente de la República", aseveró el ex mandatario en su cuenta de Twitter.

Por esa vía informó que solicitó al canciller José Antonio Meade que transmita su inconformidad al gobierno de Estados Unidos y dijo que estará atento a las gestiones que haga la dependencia para exigir explicaciones a Washington y el correspondiente deslinde de responsabilidades.

El Senado de la República prevé citar al embajador estadunidense en México, Anthony Wayne, para que explique la vigilancia efectuada sobre Calderón en 2010 y sobre el hoy presidente Enrique Peña Nieto y colaboradores en 2012, expuso la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de esa Cámara, Gabriela Cuevas.

En tanto, Jorge G. Castañeda, canciller durante el gobierno de Vicente Fox, consideró que Estados Unidos ya no debe justificar ni explicar el espionaje, sino asumir un compromiso con México para que estas prácticas no vuelvan a ocurrir.

En entrevista con Excélsior Televisión, dijo que en esta solicitud de compromiso México no debe ir solo, sino que debe ser una exigencia común con otras naciones víctimas de espionaje.

"El espionaje es un agravio"

El ex mandatario asevera que en tanto la Cancillería realiza su trabajo, ya no hará ninguna declaración.

El ex presidente de México, Felipe Calderón, externó ayer "una enérgica protesta" contra el gobierno de Estados Unidos por haber sido espiado durante su administración y dijo que ya se comunicó con el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, para solicitar que transmita su molestia a las autoridades de aquella nación.

A través de su cuenta de Twitter, el ex mandatario aseguró que estará atento a las gestiones de la Cancillería para exigir explicaciones a Estados Unidos y el correspondiente deslinde de responsabilidades.

"Más que personal, es un agravio a las instituciones del país, dado que se realizaron cuando ejercía el cargo de Presidente de la República. En tanto la Cancillería cumple con su deber exigiendo las investigaciones respectivas, no haré más declaraciones al respecto", fue lo último que dijo ayer Calderón.

Como publicó ayer Excélsior, la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) no respetó "los apoyos" dados por la administración pasada, y utilizó el mismo sistema de intercepción de comunicaciones instalado en México en 2007 con la autorización del gobierno local, para hackear en mayo de 2010 el correo electrónico del ex presidente de México, Felipe Calderón, así como en 2012 las llamadas del celular del actual mandatario, Enrique Peña Nieto, y obtener ventajas en temas de comunicaciones diplomáticas, económicas y de inversiones, así como de liderazgo previo a las elecciones del año pasado, para proporcionar información sobre el sistema político local y la estabilidad interna.

El programa para espiar a los mandatarios mexicanos fue denominado Flat Liquid.

Excélsior informó el pasado 10 de julio que la administración de Calderón permitió que las autoridades estadunidenses instalaran un sistema de intercepción de comunicaciones que permitió la recepción, procesamiento, análisis y almacenamiento de llamadas telefónicas a escala nacional, así como de servicios de internet como chat, correo electrónico y voz sobre IP, mediante el contrato S-INLEC-06-R-4042, bajo el supuesto apoyo al combate al narcotráfico en el contexto de la Iniciativa Mérida.

Este programa fue utilizado, según los documentos de la NSA, para espiar al mismo Presidente que autorizó su instalación.

EU: defensa de los ciudadanos

Luego de darse a conocer las nuevas filtraciones, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pasó ayer un mal día en París, luego que fuera acorralado por decenas de medios de comunicación, quienes le demandaban diera una postura respecto de las recientes acusaciones de espionaje de su país a "naciones aliadas", como son México y Francia.

Kerry, quien se encontraba ayer de visita en esa ciudad para discutir medidas para tratar de poner fin a la guerra en Siria, se negó de inicio a comentar sobre las acusaciones específicas , pero luego señaló que Washington estaba revisando sus operaciones de espionaje luego de las protestas de los gobiernos afectados: México y Francia.

Kerry trató de defender la posición de Estados Unidos ante las filtraciones, y dijo que la protección de la seguridad de los ciudadanos en el mundo actual es una tarea muy complicada, "muy difícil ... porque hay un montón de gente ahí fuera que trata de hacer daño a otras personas".

"Muchos países se dedican a la actividad de tratar de proteger a los ciudadanos en el mundo. Nuestro objetivo es siempre tratar de encontrar el equilibrio adecuado entre la protección de la privacidad y la seguridad."

Cuando reporteros le preguntaron el por qué entonces en el caso del espionaje a México se utilizó la información para tomar ventajas en el tema de comunicaciones diplomáticas y económicas, pues inclusive los mismos documentos de la NSA hablaban de que el hackeo a la cuenta de Calderón era "una fuente lucrativa", el secretario de Estado se abrió paso y evitó dar una respuesta.

Las autoridades mexicanas reiteraron ayer que buscarán respuestas de EU.

Piden iniciar averiguación

De acuerdo con tratados internacionales, Estados Unidos pudo intervenir las comunicaciones del ex presidente Felipe Calderón como denunció el ex agente Edward Snowden, aunque estas prácticas deberían ser aprobadas por ambas partes, explicó Juan Miguel Alcántara Soria, ex titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

"La comisión de las Naciones Unidas (ONU) contra la Delincuencia Organizada Transnacional, mejor conocida como la Convención de Palermo, prevé la colaboración bilateral o multilateral entre los gobiernos de los países, incluyendo entre las técnicas de investigación las escuchas o intervenciones de comunicación. Pero lo que se necesita para que sea legal es que de procurador a procurador, o en su caso entre la CIA y el Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional)", detalló.

En entrevista con Ricardo Alemán para Grupo Imagen Multimedia, el ex funcionario consideró que en este caso publicado por una revista alemana, los procuradores no manifestaron la aprobación de este acuerdo, por lo que se requiere una investigación por parte del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

"Me parece que la instrucción que debe dar el presidente Peña Nieto al procurador  Jesús Murillo  (PGR) es investigar en México los actos y conductas que se imputan a autoridades de EU."

Juan Miguel Alcántara explicó que se necesita la investigación para confirmar cualquier postura que tome el gobierno del presidente Obama, "pues quedaremos expuestos a lo que nos digan los norteamericanos".

"Debemos tener nuestra capacidad de investigación hasta donde tecnológicamente sea factible. El Senado puede tener un rol en la política exterior mexicana y de contrapeso al Ejecutivo", aseveró.

México debe exigir a EU que no vuelva a pasar: Castañeda

El gobierno de Estados Unidos ya no debe justificar ni explicar el espionaje, sino asumir un compromiso con México para que estas prácticas nunca vuelvan a ocurrir, consideró el exsecretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río en Excélsior Televisión, el ex funcionario mencionó que en esta solicitud de compromiso nuestro país no debe ir solo, sino que debe ser una exigencia entre todas las naciones que han sido víctimas de este espionaje: Alemania, Francia y Brasil.

"No creo que podamos valorar la posibilidad de que Estados Unidos le haga caso a México, exclusivamente en función de la solicitud o exigencia mexicana", agregó.

El ex canciller opinó que sería innecesario llamar a consultar al embajador de Estados Unidos en México para dar una eventual explicación acerca las actividades de espionaje que realizó la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a los correos electrónicos de Felipe Calderón durante su mandato.

"Yo creo que ésos son gestos de la vieja diplomacia, a mí no me interesa, no me parece que son especialmente útiles; entiendo que los franceses lo hagan porque ahorita los franceses están muy metidos en una alianza con Estados Unidos en el tema de Siria", explicó.

Puntualizó que el espionaje al ex presidente Felipe Calderón es aún más grave y delicado que el caso de Enrique Peña Nieto, porque se trató de un presidente en funciones y sus instituciones, es decir, de asuntos de Estado, mientras que la intervención de las comunicaciones de Peña se llevaron a cabo cuando era candidato, y presidente electo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario