martes, 8 de octubre de 2013

Cristina Fernández será operada este martes tras agravarse sus ... - El País.com (España)

La presidenta de Argentina será operada este martes por la mañana para drenarle el hematoma cercano al cerebro que le descubrieron el sábado en el hospital Fundación Favaloro. Cristina Fernández volvió ayer al mismo centro para someterse a los exámenes previos a la operación. El sábado, tras ocho horas de observación, los especialistas le recomendaron guardar reposo durante 30 días. Pero el domingo por la tarde Fernández comenzó a sentir una sensación de hormigueo en el brazo cuando descansaba en la residencia presidencial de Olivos.

El equipo de neurólogos de la Fundación Favaloro se desplazó a Olivos y constató "una transitoria y leve pérdida de la fuerza muscular" en el brazo, según informó ayer en un comunicado. Ante esos síntomas, los neurólogos decidieron modificar la propuesta de un mes de reposo y acordaron operarla este martes por la mañana para "evacuar" el hematoma. Horas antes, asumía la gestión del país el vicepresidente del Gobierno, Amado Boudou, quien se encuentra bajo investigación judicial por supuesto enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

El comunicado de la Fundación Favaloro aportó algo de luz y calma a la confusión que se estaba viviendo en Argentina. Durante el domingo no se sabía si Fernández delegaría por completo sus funciones en Boudou o simplemente le encomendaría los actos protocolarios mientras ella seguía marcando las directrices del país. La idea que se transmitió desde diversas fuentes oficiales, como el senador oficialista Aníbal Fernández, es que la presidenta iba a reposar, a evitar los mítines, viajes y actos oficiales. Pero seguiría transmitiendo sus directrices desde Olivos y no se produciría una transmisión de poderes.

De pronto, este lunes por la mañana varios medios anunciaron que se estaba desalojando una planta de la Fundación Favaloro. Desde la Casa Rosada seguía sin emitirse más información. Decenas de periodistas se habían congregado ya a las puertas del hospital. Y a la una de la tarde llegó Fernández en un auto gris.

Las especulaciones se habían disparado en Argentina desde que el sábado a las 21.49 la Casa Rosada difundió un comunicado en el que se informaba por primera vez de que Fernández había sufrido un traumatismo en el cráneo el 12 de agosto, un día después de las elecciones primarias legislativas. El informe no precisaba cómo padeció el golpe en la cabeza. Y aún se desconoce ese asunto. El texto señalaba, en cambio, que la presidenta padece una "colección subdural crónica". Los neurólogos de prestigio consultados por diversos medios explicaron en qué consiste una colección subdural crónica. Resultó ser un hematoma junto al cerebro. ¿De qué tamaño? No se informó. ¿Qué síntomas provocó en la presidenta? El informe del sábado indicaba que Fernández llegó al hospital privado con una arritmia —alteración del ritmo cardiaco— y un "un cuadro de cefalea", es decir, con dolores de cabeza. Tampoco se aclaró desde cuándo venía arrastrando esas dolencias.

Antes de que ingresara la presidenta en el hospital, se despejó otra de las grandes incógnitas que surgieron el sábado. Finalmente, el vicepresidente del Gobierno argentino, Amado Boudou, asumió la gestión del país, tal como prevé la Constitución de Argentina en caso de enfermedad. Durante un acto oficial en la Casa Rosada, Boudou dijo: "[La presidenta] se está tomando un descanso que necesita, pero la clave y lo que ella me pide es mantener la gestión. Es una tarea que no es nueva y que no genera ninguna incertidumbre. Cuando se inició este segundo mandato Cristina también tuvo la necesidad de tomarse unos días vinculados a su salud".

Boudou hacía referencia a los 20 días de enero en que tuvo que asumir también la presidencia del país a causa de una operación quirúrgica que se le practicó a Fernández. "Esta etapa es exactamente igual. No tiene incertidumbre ni ninguna cosa rara", concluyó.

Amado Boudou aparece en las encuestas como la persona con peor imagen dentro del Gobierno. La idea inicial dentro del equipo oficialista es que ejerza el trabajo presidencial de la forma más discreta posible, tal como sucedió en enero de 2012. Y en la medida de lo posible, que se mantenga alejado de la campaña para las elecciones legislativas del 27 de octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario