lunes, 7 de octubre de 2013

Defraudan $1500 millones a Fovissste - El Universal

andrea.merlos@eluniversal.com.mx

Entre 2008 y 2011, el Fondo para la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), avaló ilegalmente cuatro mil 846 créditos a través de acuerdos fraudulentos entre burócratas para que el beneficiario recibiera más recursos que los que les correspondían por sus ingresos.

Así lo evidencian oficios internos del Fovissste obtenidos vía transparencia por EL UNIVERSAL. Los créditos se autorizaron hasta por el doble de sus ingresos salariales.

El modus operandi se basó en que —para obtener un crédito mayor— personal de Fovissste aumentó ilegalmente el ingreso de cada uno de los trabajadores que incurrieron en esta práctica, y a cambio éstos pagaron 10% del excedente del crédito.

Este fraude le significó al Fovissste, según cifras extraoficiales, mil 500 millones de pesos.

El fraude entre burócratas fue identificado por la Secretaría de la Función Pública en 2011, según consta en actas oficiales y comunicaciones entre altos directivos del Instituto que fueron obligados a negociar crédito por crédito hasta evitar el daño patrimonial. La renegociación de los miles de contratos se resolvieron, según los oficios, de manera sencilla, y otros con amenaza de denuncia penal de por medio.

La operación

La propuesta, aunque ilegal, era atractiva. El funcionario ofrecía "equivocarse" en la captura del salario del trabajador para beneficiarlo con un crédito muy por encima de sus expectativas, que no pagaría, pues por ley, sólo se puede descontar hasta 30% del salario del empleado.

La "asesoría" incluía contactar al trabajador con una constructora que tuviera proyectos habitacionales avanzados (la norma del Fondo pide un avance mínimo de construcción de 50% de una casa o departamento para tramitar el préstamo) y en cuestión de semanas la propiedad estaba a su nombre.

Pero no era todo, la inmobiliaria o constructora alteraría también el avalúo para que con el mismo préstamo se pagaran escrituras y trámites y el trabajador no desembolsara más dinero que el que se entregaba en efectivo al empleado del Fovissste.

La Secretaría de la Función Pública auditó en 2008 al Fovissste y ahí conocieron los créditos otorgados con base en datos erróneos respecto a la capacidad de pago de los acreditados.

Tal situación provocó que el descuento previsto en la ley al salario de los trabajadores para el pago de sus viviendas fuera insuficiente para amortizar el crédito otorgado, lo cual generó el riesgo de daño patrimonial al ISSSTE.

La llamada "demasía" en los préstamos otorgados en la administración del panista Manuel Pérez Cárdenas al frente del Fovissste, se implementó mediante la alteración de datos. Hubo casos en los que se encontraron recibos falsos, pero en la mayoría se ingresó mal la información.

Las investigaciones arrojan que, por ejemplo, al momento en que un trabajador ingresó sus recibos por 15 mil pesos mensuales, el empleado de Fovissste que completó los registros declaró que los ingresos eran de 30 mil, por lo cual, el crédito se duplicaba.

El descuento sólo sería de 30% con respecto a los 15 mil pesos que realmente percibe; el resto quedó en el aire. Podía terminar su vida laboral y el crédito completo no se hubiera pagado. Según testimonios, se cobraba 10% o 15% del aumento solicitado.

El 26 de julio de 2011, la Comisión Ejecutiva del Fovissste emitió el acuerdo 5336.845.2011 mediante el cual las áreas directivas se dieron por enteradas del informe del vocal ejecutivo con relación a los supuestos actos de corrupción.

"La Comisión Ejecutiva aprueba que la administración del Fondo proceda conforme al siguiente programa para la recuperación de créditos otorgados en demasía, fundado en la Ley del ISSSTE y de su estatuto orgánico", decía ese primer documento en que se reconocieron los créditos.

La Subdirección de Finanzas determinó el importe de la demasía obtenida en su oportunidad por cada acreditado y estableció que con base en el pago recibido vía descuento de nómina y en las tablas de montos máximos de crédito del Programa de Financiamiento del año en que se otorgó el préstamo con demasía, se inferiría el monto de crédito a que se tenía derecho.

Ya con el estimado de deuda, el beneficiario recibiría en su estado de cuenta el importe total de su adeudo y una línea de captura para pagar vía depósito bancario las mensualidades acordadas que se sumaron al 30% que se descuenta de su nómina.

"Los acreditados que no cuenten con el recurso necesario para reducir a cero el importe de crédito obtenido en demasía, podrán conjuntar el recurso que tengan disponible para tal efecto con el que puedan obtener en cofinanciamiento de una de las entidades financieras con la que el Fovissste tenga celebrado convenio de concertación de acciones, en este caso, el Fondo compartirá en primer lugar y en la proporción que corresponda la garantía hipotecaria con la entidad cofinanciadora.

"La Subdirección de Finanzas verificará el pago y la consecuente regularización del crédito… e informará a la Subdirección de Asuntos Jurídicos que una vez regularizado el crédito, no existe riesgo por extensión que pueda constituir detrimento financiero para el Fovissste. El pago de la demasía dará lugar al perdón legal en las instancias penales", señala el acuerdo.

El proceso de negociación del adeudo y el trámite de las denuncias penales o administrativas se estimó en seis meses y supuestamente concluyó en 2012.

Sin embargo, en 2013, ya con una nueva administración en el gobierno federal, en manos del PRI, se encontró —según auditorías en poder de EL UNIVERSAL— que sólo se lograron atender mil 504 casos, y el resto, tres mil 342, resultó necesario establecer un esquema definitivo de negociación, pues no se lograron acuerdos.

Los beneficiados de los créditos en demasía argumentaron, incluso ante instancias legales, que el error en la captura de los salarios no era su responsabilidad, sino del Fovissste. Los trabajadores que pagaron por recibir un crédito más alto tenían el mismo discurso.

A éstos últimos trabajadores se les propuso, por ejemplo, desaparecer intereses, fijar tasas en cero y contratos de mutuo durante la vida remanente del préstamo.

En diciembre de 2011, se reportó el poco éxito de los más de mil convenios para el pago externo del crédito irregular, y la crisis regresó al instituto.

Según acuerdo 5441.849.2011, la falta de pago de uno o más recibos semestrales que el acreditado estaba obligado a realizar, dará lugar al vencimiento anticipado de la obligación de pago pactada en el contrato de mutuo con interés y garantía hipotecaria y su convenio modificatorio y, en consecuencia, dará derecho al Fovissste a exigir el pago total del saldo del crédito y sus accesorios.

Ese acuerdo ya no condonó intereses, "se dividirá la cantidad (deuda) entre 20 y se sumarán los intereses que se devengarán para cada periodo con base a la tasa de interés pactada, lo que resultará en el monto al que se compromete a pagar el acreditado cada semestre hasta por 10 años".

Créditos sin garantías

El Fovissste sortea los créditos para vivienda cada año, mismos que en el sexenio de Felipe Calderón crecieron exponencialmente hasta llegar a los 500 mil. En 2006 se autorizaron 80 mil; en 2007, 76 mil; 2008, 75 mil y para 2009 fueron 111 mil. Entre 2010 y 2012 el Fovissste aprobó 210 mil créditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario