lunes, 7 de octubre de 2013

La Reforma Educativa y la Lucha Heroica de la CNTE - Diario Digital Juárez

Por: Francisco Javier García Nevárez | 2013-10-05 | 23:07

De tanto satanizar la lucha heroica de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de  la Educación, los medios de comunicación han logrado convertirse en los mejores propagandistas de la resistencia magisterial. La gente hoy sabe que existe otra visión de la educación, que se manifiesta contra  toda imposición, y sobre todo, se convierte en  un estandarte,  y un punto de referencia de  las conquistas laborales, históricas, sociales y culturales  de nuestro País. La CNTE, representa la opción para rescatar, promover y conservar  la educación pública, gratuita y laica.  También la CNTE es un dique contra los que pretenden conquistar las mentes y los corazones para  convertir en zombies a la niñez y a los jóvenes que representan el futuro de nuestra Nación.

La CNTE significa luchar por la dignidad y la justicia, ya que representa los valores y la conciencia de los  ciudadanos del ahora y del mañana, con qué fin: Con la más alta  y noble tarea de educar para todos, de educar para sí, y de educar para que nada siga igual. La CNTE  demuestra a cabalidad, como reza uno de sus gritos de lucha, que  el maestro luchando, también está enseñando. Cuál es la enseñanza, simple y sencillamente el impedir que no sean avasallados los derechos laborales de los maestros, también demostrar que   no pueden ser borrados por  los detentadores del poder, tantos y tantos años de  tradiciones magisteriales, que no pueden borra de un plumazo a las instituciones que les dieron alma y rumbo a este País.

La CNTE para orgullo de  los integrantes del movimiento representa, asegurar la permanencia de las  normales, verdaderos templos en donde se formaron y se forman los verdaderos apóstoles de la educación. La CNTE representa el frente popular que aglutina a todas las corrientes que se han cansado de seguir siendo los  siervos de los poderosos líderes charros del SNTE. A los maestros apáticos e indiferentes, cuánto les ha de estar remordiendo la conciencia, cada vez que ven a un maestro de la CNTE que no solo lucha por su causa, sino que  lucha por todo el gremio magisterial. Pero no obstante este sacrifico, existen  maestros que desde la comodidad del sillón y desde la visión del televisor de plasma, contemplan cómo son martirizados y golpeados por los esbirros que nada saben de educación, que solo fueron contratados para golpear. Pues por cada golpe, no lo olviden maestros apáticos e indiferentes, que por cada golpe que recibe un maestro de la CNTE este   pone la otra mejilla, si , y la pone por ellos, pero también por ustedes.

Lo peor que les puede pasar a un maestro, es que olvide  el valor de la solidaridad, lo peor que le puede pasar a un maestro es acobardarse y permitir que le desmantelen su sindicato, y que les desmantelen a  su alma mater, las normales  en donde fueron hechos a base de esfuerzos y a base de no claudicar nunca. Acaso esa fue la pedagogía que les ensenaron en las normales. No salir a defender y a cobijar a los compañeros de la CNTE, y no salir a formar una valla humana, para que no cierren ni desmantelen a las instituciones  formadoras  de docentes, las normales, significa  sin más, olvidar los legados de Gregorio Torres Quintero, de Rafael Ramírez, y manchar la memoria de Don Pablo Latapí, entre otros muchos otros venerados mártires de la educación.

Cercenar la historia  de la educación , y a sus instituciones , significa regresar al oscurantismo que  por más de trescientos años nos mantuvieron los esclavistas y los imperialistas españoles .Creer  que la lucha de la CNTE es una lucha únicamente de ellos, significa que no aquilatamos lo que aprendimos en las instituciones que nos formaron. Entonces de qué sirvió tanta y tanta pedagogía, de que sirvió tanta y tanta práctica docente, de qué sirvió tanta observación en el aula.

Si dejamos que destruyan  la educación pública, de qué podremos sentirnos orgullosos, si dejamos que destruyan a nuestras instituciones de educación, entonces con qué cara les contaremos a nuestros hijos que no supimos defender lo que era nuestra razón de ser. Entonces habremos de reflexionar, de qué sirvieron entonces, tantas reuniones con padres de familia. De qué sirvieron tantos festivales, ora para celebrar a las madres, ora para celebrar el día del niño, ora para celebrar la independencia y la  revolución mexicana, ora para  preparar los fines de cursos y las ceremonias de graduación.

Hay que recordarles al gobierno, y a los que están detrás de ellos como, Mexicanos Primero, la institución más retrógrada y enemiga acérrima de la educación pública, que con sus evaluaciones locas y trasnochadas, pretenden erigirse en los nuevos garantes de la educación en México. A ellos les  recordamos, o más bien les demostramos, que si alguien  cuenta con miles y miles de horas atendiendo extraclase  a los niños y jóvenes, si alguien ha llenado miles y miles de citatorios para juntas para entregas de boletas, o para informar de los hechos que conciernen a la formación de sus hijos, si alguien ha llenado cuartillas y cuartillas de solicitudes gestionado recursos  materiales para mejora de las escuelas, todo esto  son los maestros. Por eso y más,  maestro y padre de familia, no permanezcan indiferentes ante la lucha de la CNTE. No olviden que no está en peligro una plaza de un maestro, está en peligro todo el sistema educativo nacional, está en peligro la misma esencia de la educación y de  ser maestro. Créanme que si los integrantes del SNTE, no se unen a la CNTE, muy pronto estaremos escuchando el réquiem de la educación pública, la educación que forja y templa al  niño que será el garante de la nueva sociedad que anuncia  la nueva alborada.

No olvidemos que la lucha de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, representa la resistencia y la contrainsurgencia a las políticas de Peña Nieto. Políticas que se distinguen por tener dos raseros. Por un lado sin decir agua va, y  sin haber consultado  a los maestros,  para ver su sentir y conocer su opinión  para mejorar la educación por medio de la reforma educativa, sí les preguntó a los banqueros que sí qué clase de educación querían, que si qué se debería de hacer con toda la sabia  acumulada por años de las luchas de los maestros por una educación digna, por una educación con planes y programas de estudio de vanguardia, ellos  los banqueros, respondieron que había que mandar al caño todo eso. Qué la educación pública había llegado a su fin. Qué ahora el nuevo modelo  de la educación será  privada, y  sería encauzada a crear trabajadores, para nada les interesa que la gente aprenda a descubrir su horizonte que lo guie  a trascender como ser social. Se acabó el ser social, ahora solo habremos de ser seres de cosas, es decir, producir, producir y  producir, sin chistar.

Con las Reforma Educativa de Peña Nieto, hay que ponerle nombre y apellido, aunque todos sabemos, que  solo es  una marioneta que puede ser movida a placer   por los que tienen los hilos del poder en este País, vamos seguros al despeñadero. Lo único cierto es que la lucha los maestros de la CNTE ,  ha puesto al descubierto que estamos ante un grupo de apátridas, es decir que no tiene  Patria, o que no tienen Padre,  pero también la CNTE ha dicho que más bien estamos ante un grupo de amátridas, es decir que no tienen madre.

Finalmente, a manera de solidaridad, queremos decirles a los integrantes de la CNTE que no están solos, que la reforma educativa tiene pies de barro, que la reforma educativa  por ser concebida como una forma  de servidumbre, está moribunda desde que nació. Y lo más importante, no se dieron cuenta tanto la SEP, como Peña Nieto, Mexicanos Primero, y el  SNTE, que en su afán de convertir  a nuestros niños y jóvenes en zombies, la lucha de la CNTE le ha  puesto la sal y la pimienta,  y esos  zombies ya la probaron y   han despertado, y son peligrosos, porque han dejado de ser zombies. Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario