sábado, 26 de octubre de 2013

Senado acuerda bajar gasto; avalan adelgazar al gobierno - Vanguardia.com.mx

Méxifo, DF. El Senado aprobó en comisiones contener el crecimiento de la obesidad burocrática federal en 70%, que aumentó a un ritmo anual de 6.5% durante el sexenio de Felipe Calderón y ahora sólo podrá hacerlo 2% en 2015, y recortó 5% el gasto federal destinado a salarios de la alta burocracia.

Se ordenó al Ejecutivo emprender "acciones para generar economías (ahorros), durante el ejercicio fiscal 2014, de 5% en la partida de sueldos correspondientes al personal de mandos medios y superiores y de 5% del gasto de operación del gasto corriente estructural que no esté  relacionado con programas de atención a la población".

De igual forma, dispuso mecanismos para restringir el uso de vehículos, viajes oficiales, telefonía, combustibles, viáticos y remodelación de oficinas.

De aprobarse en el pleno del Senado, estos lineamientos aplicarán también a los Poderes Legislativo y Judicial,  para garantizar que el producto de los nuevos impuestos no se canalice a la burocracia.

Senado pone un freno a obesidad burocrática

A propuesta del PRD, el Senado de la República aprobó contener el crecimiento de la obesidad burocrática federal en 70%, que aumentó a un ritmo anual de 6.5% durante el sexenio de Felipe Calderón y ahora sólo podrá hacerlo dos por ciento en el 2015, amén de que recortó cinco por ciento el gasto federal destinado a salarios de la alta burocracia, lo cual  frena  las plazas desocupadas y obliga a pagar menos a los nuevos empledos.

Ordenó al Ejecutivo Federal emprender "acciones para generar economías (ahorros), durante el ejercicio fiscal 2014, del cinco por ciento en la partida de sueldos correspondientes al personal de mando medios y superiores y del cinco por ciento del gasto de operación del gasto corriente estructural que no esté  relacionado con programas de atención a la población".

De igual forma, dispuso mecanismos para restringir el uso de vehículos, viajes oficiales, bienes y servicios de telefonía, combustibles, arrendamientos, viáticos, alimentación, mobiliario, remodelación de oficinas, equipo de telecomunicaciones, bienes informáticos y pasajes a lo estrictamente indispensable.

Los lineamientos de austeridad serán aplicables también para los Poderes Legislativo y Judicial, a fin de que las erogaciones federales no registren dispendio y garantizar que el producto de los nuevos impuestos no sea canalizado a gasto corriente de la burocracia.

La madrugada de ayer viernes, las comisiones de Hacienda y Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República, presididas por Francisco Yunes y Alejandro Encinas, aprobaron cambios a la minuta de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para garantizar el control del gasto gubernamental, someterlo a mayor rendición de cuentas y canalizarlo a programas contra la obesidad y en apoyo a los jóvenes, como una condición sine qua non del PRD para votar junto con el PRI el nuevo esquema de impuestos que imperará en el país el próximo año.

Fueron los perredistas Armando Ríos Piter, coordinador del área económica del grupo parlamentario del PRD, y Mario Delgado, quienes hicieron las propuestas de cambio aceptadas por el PRI, el Partido Verde y la Secretaría de Hacienda, a fin de cumplir con la obligación gubernamental de evitar dispendio de recursos en 2014, año en que operará un alza de impuestos a diversos productos y servicios, amén de la desaparición de varios privilegios fiscales, que llevarán a las grandes empresas a pagar los impuestos a los que están obligados.

Aunque los panistas Héctor Larios, Francisco Domínguez y Martín Orozco reprocharon constantemente la alianza entre priistas y perredistas, así como los constantes votos de abstención del petista Marco Antonio Blásquez, que permitió al bloque PRI-PVEM-PRD ganar todas las votaciones y batear las propuestas de cambio del PAN, esta alianza legislativa coyuntural concretó los cambios que bloquean el dispendio de recursos producidos por los nuevos impuestos.

El dictamen establece que "el Ejecutivo Federal, por conducto de las dependencias competentes, establecerá los criterios generales para promover el uso eficiente de los recursos humanos y materiales de la administración pública federal, a fin de reorientarlos al logro de objetivos, evitar la duplicidad de funciones, promover la eficiencia y eficacia en la gestión pública, modernizar y mejorar la prestación de los servicios públicos, promover la productividad en el desempeño de las funciones de las dependencias y entidades y reducir gastos de operación.

"Dichas acciones deberán orientarse a lograr mejoras continuas de mediano plazo que permitan, como mínimo, medir con base anual su progreso", precisa.

También que "en materia de gastos de vehículos, viajes oficiales, bienes y servicios, los ejecutores de gasto deberán observarse que en vehículos, sólo podrán adquirirse las unidades nuevas que resulten indispensables para destinarse en forma exclusiva al uso oficial, aquellos que presten directamente servicios públicos a la población, los necesarios para actividades de seguridad pública y nacional, o para las actividades productivas.

"En materia de bienes y servicios, los ejecutores de gasto deberán racionalizar el gasto de los servicios de telefonía, combustibles, arrendamientos, viáticos, alimentación, mobiliario, remodelación de oficinas, equipo de telecomunicaciones, bienes informáticos, y pasajes a lo estrictamente indispensable, y se promoverá la contratación consolidada de materiales, suministros, mobiliario y demás bienes, así como de los servicios cuya naturaleza lo permita, en términos de la normatividad aplicable", ordena.

Advierte que "no se autorizarán bonos o percepciones extraordinarias salvo autorización previa  de la Secretaría o en el caso de los Poderes Legislativo y Judicial, y los entes autónomos, en los términos de las disposiciones que les resulten aplicables".

La propuesta

El dictamen aprobado en las las comisiones de Hacienda y Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República establece que:

El Ejecutivo federal, por conducto de las dependencias competentes, establecerá los criterios generales para promover el uso eficiente de los recursos humanos y materiales de la administración pública federal, a fin de reorientarlos al logro de objetivos, evitar la duplicidad de funciones, promover la eficiencia y eficacia en la gestión pública, modernizar y mejorar la prestación de los servicios públicos, promover la productividad en el desempeño de las funciones de las dependencias y entidades y reducir gastos de operación.

Dichas acciones deberán orientarse a lograr mejoras continuas de mediano plazo que permitan, como mínimo, medir con base anual su progreso.

En materia de bienes y servicios, los ejecutores de gasto deberán racionalizar el gasto de los servicios de telefonía.

Sobreejercicio de Calderón

El gasto público del sexenio anterior llegó a un  billón 281 mil 786 millones de pesos durante esos años.

El gobierno del presidente Felipe Calderón incurrió en un sobreejercicio del gasto público por un billón 281 mil 786 millones de pesos durante los seis años de su administración, el cual fue financiado con deuda pública, principalmente, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En tanto, el no programable, que es el etiquetado o reservado para el pago de deuda y operaciones de saneamiento financiero de las instituciones o programas de apoyo a los ahorradores de la banca disminuyó en 188 mil 777 millones de pesos.

Así, la diferencia entre gasto programable y el no programable dio como resultado un sobreejercicio de un billón 281 mil 786 millones de pesos que fue financiado con deuda pública, principalmente.

Destacan consensos en el Senado

La discusión de la reforma hacendaria inició en el Pleno de la Cámara de Senadores desde el jueves al aprobarse la Ley Aduanera y el Código Fiscal de la Federación, en tanto que ya entrada la madrugada de ayer viernes se aprobaron la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, destacó Alejandro Tello Cristerna, legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), integrante de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado.

En entrevista para Grupo Imagen Multimedia, con Rodrigo Pacheco, tras reconocer que hay una serie de visiones encontradas, Tello subrayó que a final de cuentas se ha llegado a consensos, aunque admitió que viene un "debate fuerte" en cuanto a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto Especial  sobre Producción y Servicios (IEPS), que son temas fundamentales para México. "Estamos totalmente metidos en el tema, dispuestos a dialogarlo, pero de lograr también el mejor producto legislativo para el bien del país."

Respecto de que si en la Cámara de Senadores se estaría rompiendo el acercamiento que se dio entre el PRI y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados como parte de este proceso legislativo, Alejandro Tello expresó que "no, en el Senado ha habido una suma de fuerzas indistintas, por ejemplo con Ley Aduanera todos los partidos fuimos prácticamente; con Código Fiscal parte del PAN, parte del PRD".

Aristóteles Núñez, jefe de Servicio de Administración Tributaria, señaló que será el Pleno del Senado el que decida si se hacen ajustes o no, al dictamen de la Reforma Hacendaría, principalmente a la Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISR), a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), y a la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).

En entrevista con Yuriria Sierra para Grupo Imagen Multimedia, dijo que por el momento el SAT se encuentra a la espera de poder coadyuvar con el Senado de la República brindando información y opinión técnica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario